Miércoles, 11 Marzo 2015 10:55

El Lobo y yo: memorias de una vieja pasión, por Eduardo Casares

Valora este artículo
(8 votos)

Aquella tarde de abril de 1959 la cancha de Gutiérrez estaba llena. A pesar de mis cortos 7 años, participaba de una gran fiesta de colores con marcado entusiasmo. En ese momento, no entendía muy bien lo que pasaba en el estadio. No comprendía porqué aquella gente que estaba en la tribuna con banderas blanquinegras vitoreaban (valga la expresión casi sinónima) a ese jugador a quien llamaban “El Víctor”. Tampoco alcanzaba a razonar los motivos por los cuales ese señor de camisa rallada con los mismos colores de las banderas, le obsequiaba una medalla dorada al tal Víctor y a otro jugador a quien llamaban “El Panza”.

Con el tiempo me di cuenta que esa tarde, había sido testigo de la despedida de Mendoza y de su querida Gimnasia y Esgrima, de su ídolo máximo, Víctor Legrotaglie, quien se iba a jugar al “futbol grande”, a Chacarita Juniors.

Y aquella tarde comencé a descubrir lo que es el amor a estos gloriosos colores blanquinegros, a los “men-sanas”, a ese Lobo, que más adelante llenaría muchas páginas gloriosas en el fútbol nacional.

También descubrí que ese señor de la camisa rallada blanca y negra, no era otro que el “Ñato Díaz”, aquel puestero de la feria, hincha fanático del Lobo, que cada domingo dejaba sus pulmones en la tribuna, gritando su tradicional “ Gim .....na......sia.........Gim...na......sia.........Gim....na.....sia “ y aquel a quien llamaban “Panza”, era Mario Hernán Videla (p) , un defensor que dejaba la vida en cada jugada.

Ese fue el inicio de mi idilio con los colores blanquinegros, el comienzo de una pasión que ya lleva 50 años. Atrás habían quedado los tiempos en que mi viejo llegaba de Monte Coman a estudiar la secundaria, y que con la obligación de cursar Educación Física, los pusieron adentro de la cancha del Lobo, ya que ahí era adonde concurrían los alumnos del Colegio Martín Zapata para cumplir con esa materia. Y también allí comenzaría el amor a esos colores que luego le trasmitiría a sus posteriores generaciones.

¡50 años! Parece mentira. Casi la mitad de los de la vida del Club. Si todavía me parece estar viviendo aquellos domingos de la década del 60. Domingos soleados que comenzaban en la mañana tomando café en un lugar clásico y futbolero: el Sorocabana. Allí entre pocillo y pocillo servido por Abril o por Pipo, aquellos cafeteros que más tarde serían propietarios del lugar, comenzaban a despuntarse los comentarios del partido de la tarde.

Ya estaban ahí la voz gruesa Coco Ruiz, la chillona de Fermín Riquelme, Fernando Ruiz, y otros más que mi memoria hoy no recuerda. También compartía el café el “leproso” “Pirulo” Giampaoletti, que alguna vez perdió una apuesta con mi padre después de un clásico, y que tenía que ir al café vestido de cura durante una semana.

Pero “no se animó a cumplir la apuesta perdida, y durante casi un mes no apareció por el lugar.

Y también estaba Lucio, ese fanático de Independiente, que vendía billetes de lotería, y entre décimos y enteros, se arrimaba a la rueda a emitir comentarios futboleros. El mismo Lucio a quien hoy, casi 50 años después, todavía vemos en una tribuna vendiendo cigarrillos voceando su ya tradicional: ”Muchachos, llegó la salú....a los pucho, a los pucho”

En el medio de todos ellos estaba yo, de pantalones cortos y aprovechando los chocolates que me compraban en el quiosco de Don Escribano.

Y luego de los comentarios, a la casa a disfrutar de los tallarines del domingo, y mientras mi vieja, mi hermana y mi abuela quedaban deglutiendo el postre, mi viejo y yo tomábamos el tranvía y partíamos de nuevo al café, adonde empezaba la verdadera previa del partido.

Ya habían vuelto los mismos que habían estado en la mañana y se incorporaba Salomón Bonfil, con su hijo Serafín que era pocos años menor que yo. La rueda se agrandaba con los comentarios. Eran años en que los cafés al paso no tenían mesas en la calle, sino que las barras de amigos se juntaban en la puerta formando una rueda.

A veces se incorporaba a compartir los comentarios Domingo, el lustrabotas que ya era tradicional en esa parada, y que alguna vez se hizo famoso haciendo un comercial para la tele de una pomada para zapatos.

Se acercaba la hora del partido, y partíamos rumbo a la Juan B. Justo (por lo que recuerdo aún no se llamaba Lencinas) en el Buick 47 de Salomón Bonfil.

Ya en la cancha, ubicados en las plateas bajas (todavía no existía la platea alta), mientras esperábamos la hora del partido, disfrutábamos viendo la reserva y ahí comenzábamos a gozar de jugadores que tenían nivel para estar en primera, pero a la cancha con la primera se entraba solo con once. Los demás integraban la reserva, el partido preliminar. Eran épocas en que no había bancos de suplentes ni cambios. Sólo se permitía el cambio del arquero y únicamente por lesión.

Entonces podíamos ver en el encuentro previo a Bertolani, el marcador de punta que reemplazó al “Polaco” Torres cuando éste se fue a jugar a Banfield. También estaba el “Pinky” Núñez, ese número 10 tan hábil y goleador, o Tavano, un wing izquierdo que pedía a gritos llegar a la primera.

Postal que dejó el "Chiquito" Bertolani en 1960

Y como la frutilla del postre, el partido principal. A disfrutar del buen juego del Panza Videla padre, de la prestancia del recordado “Bola” Sosa, el sacrificio del “Pato” Silva, el ir y venir del “Geniol” Ledesma, un adelantado de lo que hoy llaman “carrileros”, las corridas de Piantino, el buen juego del “Documento” Ibáñez y el oportunismo del “Mono” Montes de Oca.

Pero el equipo tenía un eje, un conductor, un virtuoso, alguien que ocupaba un lugar solo reservado a los grandes del fútbol: era Víctor Legrotaglie, el “Maestro”, el “Nene”, el “Patón” o simplemente,”El Víctor”.

En aquella época fueron los pioneros junto con el “Cachorro” Aceituno, y a los nombrados Bola Sosa y Documento Ibáñez con el resto de sus compañeros, del famoso.....” y toque, y toque lobo, toque”, ese grito de guerra que inundó las canchas mendocinas cuando el Torneo de la Liga se engalanaba con campeonatos sumamente parejos y con jugadores de gran nivel en los otros equipos. Torneos de canchas llenas, con jugadores en los otros equipos que quedaron en la historia del futbol mendocino, como Pedro Palazzo en Maipú, Aliendro en Independiente, Lumbia en Huracán Las Heras, el “Negro” Camargo en Godoy Cruz.

El gran nivel de estos jugadores y de otros más hacían mucho más valederos los triunfos del Lobo, ya que se lograba ante equipos que tenían también grandes jugadores.

Pero sería injusto si no nombrara en esta reseña a dos jugadores que llegaron de Buenos Aires en aquellas épocas del fútbol platónico gimnasista. Me refiero al “Turco” Curi y al “Cholo” Converti. Este último venía a aportarnos toda la experiencia que significaba haber jugado en primera en Banfield, y jugar dos finales de campeonato junto con Pizzutti (quien años después sería técnico del Lobo) contra el Racing Club de Avellaneda.

Pero volviendo a mis recuerdos de un partido, al final del mismo, otra vez en el Buick 47 partíamos con rumbo al Sorocabana. Al pasar por la calle Juan B. Justo, en la vereda de lo que había sido el 1414 (un antiguo conventillo muy famoso en Mendoza) la gente salía a la calle con banderas a compartir los festejos con los que volvían de la cancha. En el regreso, alguien prendía la radio del Buick para escuchar los comentarios del partido de Luis Lopez Castagnou o de Vicente Manuel Azcona, quienes habían compartido una transmisión deportiva con Antonio Bibiloni o con Marcelo Houlnè.

Y otra vez ya de vuelta en el café, los comentarios, las discusiones de aquellos que se enojaban con un jugador, y los que lo defendían, pero siempre dentro de un marco de amistad. Y el domingo futbolero terminaba ahí. Subíamos de nuevo al tranvía y viajábamos hasta nuestra casa en Godoy Cruz.

No eran épocas de televisión ni de “Fútbol de Primera”. Eran épocas del fútbol visceral, vivido en carne propia, llevado en la sangre.

El fin de semana futbolero se cerraba al lunes leyendo los comentarios de la Sección Deportiva del Diario Los Andes.

Solo quedaba esperar una nueva semana para volver a vivir el fútbol, para volver a ver al Lobo .

Eduardo Osvaldo Casares. (Eduardo Lobo)

Dedicado a la memoria de mi padre, Osvaldo Casares, de cuya mano empecé a conocer la pasión por estos gloriosos colores blanquinegros.

Visto 3186 veces

Twitter Caracol

Buscador

Almirante Brown 0 - Gimnasia 2

Corazón Blanco y Negro

  • Estamos locos, por Gabi Jiménez +

    Al Juani, el Javi, el Martín, el Fer y tantos otros No sé por qué ni desde cuando, no me LEER MÁS
  • Cábalas del Lobo, por Leandro Silvestre +

    Tuve el atrevimiento de buscar algunas definiciones del significado de la palabra CÁBALA, tan usada en la jerga de nuestro LEER MÁS
  • 33 Razones Blanquinegras, por Leandro Silvestre +

    Por que nos sobran los motivos, algunas de las cosas que explican nuestra identidad gimnasista. LEER MÁS
  • Enamorándome de Ti, por Horacio Morroni +

    Enamorándome de Ti, tan sencillo y complejo como lo indica ese sentimiento. Para mí esto empezó hace poco, muy poco. LEER MÁS
  • Como lo siento yo: Análisis cancionero, por Leandro Silvestre +

    Esta temática no tiene ni le encontré preámbulos. Por esa razón pensé que comenzar de una con el análisis de LEER MÁS
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7

"Así Estaba la Cancha" - Documental

Posiciones y Fixture

Últimos Comentarios

De Galera & Bastón: Lobo de la Historia

  • Eternas Glorias: hoy, Omar Olguín

    Dueño de una memoria prodigiosa, el ´Cochina´ recuerda cada momento y detalle de su gran paso por el Lobo como sino hubiera pasado ni un instante desde que dejó de desplegar su magia. Ídolo máximo de Gimnasia ,y referente de una época dorada en el club, Olguín demuestra estar muy informado acerca de toda la actualidad caracol tanto en inferiores como en primera. Confiesa que le gustaría volver a trabajar en las inferiores mensanas y nos explica cuáles son los motivos de porqué los ex jugadores no están más involucrados hoy con la institución más grande de Mendoza. Imperdible mano a mano de www.PuroLobo.com.ar, en una nota para celebrar nuestra primer aniversario, con este extraordinario número 10. LEER MÁS
  • Sin escalas: jugadores que fueron desde Gimnasia directo a la A

    El interés de Quilmes por Genaro Vuanello nos hizo practicar un repaso entre algunas de las glorias mensanas que tienen un lugar de privilegio dentro de la historia caracol ya que pertenecen a un selecto club que muy pocos han podido ingresar: el de los jugadores que desde el Lobo llegaron a Primera sin escalas. ¿Querés saber de quiénes hablamos?. Entrá en esta nota y conocelos pero desde ya les aseguramos que hay cada monstruo... LEER MÁS
  • Eternas Glorias: Hoy, Daniel Sosa

    Fiel exponente de la escuela de zagueros de Gimnasia ,esa que supieron integrar tantos grandes jugadores como Guayama, Vicino,  Rojas o Badía, Daniel Osvaldo Sosa fue uno de los referentes mensanas durante la gloriosa década del 80.  En diálogo con www.purolobo.com.ar el ´Patón´, tal como lo apodaban desde la tribuna, repasa parte de su trayectoria como jugador de nuestra querida institución. LEER MÁS
  • De la mano del Víctor: conocé cuál es el mayor invicto como local del Lobo a nivel Federal

    Al rítmo pachanguero de la orquesta de Carlos Argentino les proponemos, a todos nuestros lectores, un viaje mágico a través del tiempo para remontarnos a un 1969 en donde el mundo se estremecía con la noticia de la llegada del hombre a la luna. En Argentina, el movimiento de protesta que se conoció como "Córdobazo", se alzaba desde La Docta y debilitaba el gobierno de facto de Onganía. LEER MÁS
  • Balada para un loco (gol de Marchetti desde la mitad de cancha)

    Reviví los golazos de Mario Marchetti jugando con Atlético Tucumán en este informe especial para el programa ´Corazón de Lobo´ de FM 94.1 La Red Mendoza. LEER MÁS
  • Desde 1986 al 2014: El Lobo y sus sueños de Nacional B

    Con la clasificación a los playoffs, el Único Gigante quedó a 6 partidos de ascender a la segunda división del fútbol argentino; una categoría en la que el Pituco nunca disputó. La primera vez que acarició el ascenso fue nada más ni nada menos que hace 28 años. Durante el Regional 90/91 perdió la final ante San Martín de San Juan. LEER MÁS
  • Alasia cortó el maleficio de los penales

    Con el triunfo frente a Unión de Villa Krause en el estadio Bicentenario de San Juan, el Lobo cortó una racha nefasta de más de 16 años sin ganar en definiciones por penales. La última vez había sido el 28/6/98 contra Chacras de Coria en cancha de la Lepra por la final de la Liga Mendocina de Fútbo en donde Fermín Sedano fue la figura. Sergio Arias y Pablo Bertani, esa tarde, jugaron en contra del Pituco. LEER MÁS
  • A reivindicar tu historia

    El árbitro sentencia el final del partido. El Lobo cae ante el Cruzado en el Feliciano Gambarte por la semifinales del torneo local de 1986. Ninguno de los presentes es consciente de lo que acontece en ese instante luego del gol de Gauto . Muchos menos del quiebre que se produciría en la historia -y en el fútbol del interior en general- Pituca que, por ese entonces, todavía saboreaba las mieles dulces de las épocas gloriosas... LEER MÁS
  • La historia del amistoso entre Gimnasia y Esgrima y el Argentinos de Diego Maradona

    La primera expulsión del 10 en su carrera. Cómo se hizo, cuánto costó organizarlo y quiénes estuvieron allí. Fotos. Todo eso y mucho más en esta nota que retrata la tarde en la que se cruzó el Más Grande contra el Mejor de todos los Tiempos... LEER MÁS
  • Se nos fue ´el brasilero´

    Allá por un lejano 2001 -que dicho sea de paso no parece que hubiera pasado ni un segundo- el Lobo comenzaba la temporada con grandes expectativas  y el objetivo trazado de conseguir el título de campeón del Apertura no le quedaba chico al Pituco ya que había sumado, a su plantel, jugadores de jerarquía y experiencial. El Lobo era noticia nuevamente y luego de cuatro años volvía a formar un equipo ambicioso... LEER MÁS
  • Después de 31 años el Lobo vuelve al fútbol grande

    El próximo domingo 15 de febrero a las 21.30 el Lobo tendrá su debut absoluto en la segunda categoría de AFA y tras un extenso período de ausencia el fútbol grande regresa al Legrotaglie... LEER MÁS
  • Amigo Oga que viva, ¡vamos Lobo todavía!

    El partido empezó al revés de como venía sucediendo, porque Pereyra aprovechó las dudas del primer centro y convirtió a rastrón, con Viola algo tapado, el primer grito de la muchachada de Las Heras.Pero este Lobo nuevo, no se desesperó, ya que sin renunciar al buen juego,se preocupó ,de la mano de Oga y con la colaboración de Dominguez, para encontrar la situación que equilibrara aquella distracción que lo hacia ir perdiendo el encuentro. LEER MÁS
  • Al Lobo lo hace la gente: historia de la platea vitalicia

    El tiempo pasa y la tecnología con su dinamismo le imprime una frenética tal a la información que parece que importara nada más que el presente, dejando -fugazmente- en el olvido sucesos recientes. El "ahora", le gana por goleada a la "memoria" de la mano de la digitalización y las redes sociales; la pausa, tan necesaria para impregnar el sabor de las barricas roble a un buen vino como para controlar adecudamente el esférico ante miles de ansiosos espectadores o realizar reflexiones profundas de la vida, cotiza en baja en épocas de férreos 4-4-2. Por eso, desde www.PuroLobo.com, les proponemos poner la pelota debajo de la suela de esos Fulvence -al igual que lo hicieron en su momento el "Maestro" Legrotaglie o el "Colchón Herrera"- para recordar una singular anécdota de la que seguro vos  o algún miembro de tu familia formaron parte. LEER MÁS
  • Luis Darío Felman: ´No me siento ídolo´

    Desde España y en diálogo con www.PuroLobo.com, uno de los grandes referentes Pitucos como Luis Darío Felman, hace un repaso de su historia con el Manto Sagrado Caracol en una nota imperdible. Ex jugador de Boca y del Valencia de España, ´el Bordolino´, agradece el recuerdo del hincha blanquinegro a casi 30 años de su retiro... LEER MÁS
  • Que 45 años no son nada...

    Carlos Gil Aceituno se eleva en el aire y ,de cabeza, conecta para darle destino de red al balón transformando así, la ilusión de cientos de miles de gimnasistas que había colmado el Feliciano Gambarte esperanzados, en un hecho tangible. El "Cachorro", con su eterno gol al San Martín de Ambrogi, destrona el incipiente reinado "Chacarero" y le da el pasaje a Lobo -tras jugar un clasificatorio en 1969 que incluyó un triunfo ante Los Primos Azules- al Nacional 1970. LEER MÁS
  • Funes, Nazar, Kolton y Porretta

    Para comprender el legado de Funes en el Único Gigante, hay que referirse inoxorablemente a principios de la década del 80 cuando el Lobo, comandado por el "Maestro" Legrotaglie, Jorge Julio o Enrique "Nene" Ferández y secundados por el interminable Ramón Baños (AC), arrollaba con todo lo que tenía a su paso. La bandera enarbolada por el Víctor y sus Compadres allá por los 60 y 70´ tendría discípulos de lujo a través de inolvidables planteles que supieron convertirse en leyendas y lograr una marca que hasta nuestros días perdura vigente: el tetracampeonato. LEER MÁS
  • ¡Estás igual!: El superclásico en los últimos 34 años

    A lo largo de su rica historia, los dos equipos con más importantes de Mendoza fueron protagonistas de inolvidables duelos futbolísticos que quedarán en la memoria colectiva de miles de fanáticos. En esta nota presentaremos un aleatorio repaso a través de esos grandes partidos que se disputaron desde 1981 en diferentes competencias como LMF, Regional y Nacional. LEER MÁS
  • Después del 5 a 1, llegaría Patronato...

    El próximo domingo el Lobo volverá a recibir en Mendoza el elenco "Negro Santo" y, curiosamente, como en el Nacional 1978, lo hará pocos días después de un scorer 5 a 1 obtenido en condición de visitante. Curioso, pero real. LEER MÁS
  • Nacional 75: El primero fue para el ´Gaucho´ Arenas

    El Pituco había accedido en forma directa a la competencia federal producto de haberse coronado como el mejor equipo de las tierras del sol y del buen vino. LEER MÁS
  • Un repaso por la historia: los invictos de Gimnasia

    El excelente andar del Único Gigante en este torneo Argentino B nos obligó a sacarle lustre al archivo y analizar las campañas (desde 1980 hasta la actualidad) para intentar buscar una racha similar a la de 17 partidos sin conocer la derrota que ostenta, por estos días, el elenco dirigido por Sergio Arias. Hay varias sorpresa pero desde ya le anticipamos que este plantel quedó en la historia pituca por sus números. LEER MÁS
  • Gimnasia vs River y la despedida de Legrotaglie

    En homenaje el cumpleaños número 78 del máximo ídolo Blanquinegro, les proponemos este especial sobre el recuerdo del partido Gimnasia y Esgrima vs River Plate durante el Nacional de 1975 que sirivió para despedir y rendirle tributo al 8 de todos los tiempos... LEER MÁS
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21